Aceite de árbol de té

Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té se valora por sus beneficios para curar el acné, los hongos y la pediculosis.

Aceite de árbol de té

¿Para qué sirve el Aceite de árbol de té?

Desde siglos anteriores se emplea por sus propiedades medicinales y actualmente es valorado por sus propiedades para el cuidado personal y la salud.

  • Ataca los microorganismos, bacterias y hongos. Por eso se utiliza como tratamiento natural muy eficaz contra la infección del pie de atleta.
  • Se emplea como antiviral en casos de resfríos, gripes, catarros, dolores de garganta y otitis.
  • En dermatología, se aconseja para combatir los granitos del acné leve. También en erupciones o dermatitis. Sin embargo, es necesario consultar al especialista antes de usarlo.
  • Al igual que el aceite de  rosa mosqueta, el aceite de árbol de té beneficia la cicatrización y favorece la desinfección. En este aspecto, hay que evitar aplicarlo sobre una herida abierta, pues no puede entrar en la circulación sanguínea.
  • Antimicótico. Es eficiente para atacar infecciones originadas por hongos, como el pie de atleta o la candidiasis.
  • Regula la producción de sebo. Por eso el aceite de árbol de té ayuda a conservar la hidratación natural del cutis y el cabello y se aconseja para pieles y cabellos secos.
  • Es efectivo en tratamientos contra la pediculosis, pues elimina piojos y

¿Cómo se aplica el Aceite de árbol de té?

Existen diversos modos de uso del aceite de árbol de té.

Directamente sobre la piel. Se colocan dos o tres  gotas del aceite esencial sobre las yemas de los dedos y se masajea con suaves movimientos circulares hasta su total  absorción. El procedimiento se puede realizar sobre la cara y el cabello. Para tratar el acné se deposita sobre la piel limpia una gota de aceite puro en cada granito,  frotando hasta su impregnación completa.

Para reducir las verrugas. Se aplica diariamente por la noche y combinado con esencia de limón. El tratamiento debe sostenerse hasta que la verruga se elimina.

Gárgaras. Para el dolor de garganta, se pueden hacer gárgaras  con el aceite para aliviar una posible infección en la faringe. No debe ingerirse.

Baños. Para el pie de atleta, se aconseja bañar los pies en agua a la que se le agregan cuatro  gotas de aceite de árbol de té y aceite de pomelo.

Máscaras. Para la pediculosis. Colocar aceite de árbol de té en el cabello y dejar actuar  media hora. Lavar con el shampoo cotidiano.

Masaje corporal. Se recomienda mezclar gotas de aceite de árbol de té con aceite de almendras dulces porque beneficiar las pieles sensibles.

Contraindicaciones del Aceite de árbol de té

Al usar el aceite de árbol de té hay que  conocer sus contraindicaciones y posibles efectos secundarios. Además es recomendable la consulta al médico de cabecera.

Quienes padecen reacciones alérgicas pueden sufrir una reacción histaminica, al usar este aceite.

También puede generar irritaciones por uso tópico; para evitarlo se aconseja  diluirlo en aceite de jojoba o coco y quienes poseen  la piel muy sensible, deben mezclarlo   con aceite de almendras dulces.

El aceite de  árbol de té no debe ingerirse bajo ningún concepto.

Puede adquirirse en herbolarios y farmacias o en páginas web dedicadas a la comercialización de aceites esenciales.

Si bien hay que tener precauciones por los posibles efectos secundarios del aceite de árbol de té, es muy  importante su eficacia para atenuar diversas dolencias evitando el consumo desmedido de medicamentos farmacológicos.