Aceite de coco para quemaduras de sol

El aceite de coco es una excelente alternativa para tratar las quemaduras provocadas por la exposición a los rayos del sol. Su gran contenido de vitaminas, su capacidad para hidratar la piel y sus componentes antioxidantes, favorece la cicatrización, alivia el ardor y evita daños permanentes en la piel.

Antes de hablar de lleno del tema vamos a aclarar, la exposición a los rayos del sol es nociva, utiliar una crema protectora con factor de protección contra rayos UV es fundamental para evitar problemas graves a largo plazo.

Beneficios del aceite de coco para quemaduras de sol

Aceite de coco para quemaduras de sol

El aceite de coco acelera la velocidad de curación de una quemadura de sol, evitando y previniendo que las célular dañadas se multipliquen y así impidiendo problemas graves a largo plazo como el cáncer de piel.

El aceite de coco también ayuda a prevenir la aparición de manchas en la piel provocadas por la exposición al sol.

Como ya hemos repasado en otros artículos de este sitio web el aceite de coco también es un buen agente antibacterial, antiviral y anti hongos, lo que es fundamental para la piel cuando enfrentamos un mal bronceado.

Otro beneficio del aceite de coco para quemaduras de sol es el efecto de enfriamiento, es decir la reducción de calor ue se siente en la zona expuesta al sol y el ardor.

Todos los que haya sufrido quemaduras en un día de playa recordarán lo difícil que es dormir a la noche ya que el roce de las sabanas, por más suaves que sean son una verdadera tortura.

Por otro lado el aceite de coco ayuda a rehidratar la zona quemada, la cual se sentirá seca y agrietada. Esto es gracias a la gran capacidad humectante del aceite de coco.

Cómo utilizar aceite de coco para las quemaduras de sol

A la hora de aplicar el aceite de coco lo recomendable es hacerlo de la siguiente forma:

1. Aplicar un paño húmedo sobre la zona quemada por el sol.

2. Utilizar aloe vera o aceite de vitamina E.

3. Tomar un baño con agua fresca y secar muy bien la zona quemada.

4. Finalmente aplicar el aceite de coco sobre la zona afectada.

Aceite de coco puro: el aceite de coco en su forma líquida puede ser aplicado suavemente sobre la zona afectada con masajes circulares. Utiliza el aceite como si fuera una crema.

Aceite de coco y aceite de árbol de té: este último es rico en componentes antibacterianos y antifúngicos, así como también es un gran anti inflamatorio. Solo debes utilizar 3 a 5 gotitas de aceite por cada cucharada de aceite de coco.

Aceites de coco y lavanda: el aceite de lavanda es un excelente antiséptico lo que garantiza que en la herida no penetren patógenos que puedan provocar infecciones o ampollas.

Otra forma de utilizar el aceite de coco es en un baño fresco. Llenar la bañera con agua fresca (no fría), agregar cuarta taza de aceite de coco y 5 gotas de aceite de menta. Esta combinación le dará un gran alivio si el ardor y el calor en la zona es difícil de soportar.

El aceite de coco también cumple a la perfección la función de bálsamo labial, humectando los labios resecos por el sol, evitando que se agrieten.

Finalmente recuerden que el aceite de coco no es un protector solar, es necesario aplicar una crema con factor de protección UV antes de exponerse al sol, sin importar la hora del día.

El aceite de coco debe ser utilizado como complemento a cualquier tratamiento que su médico le indique, y en ningún caso debe servir como reemplazo de medicamentos o cremas recetadas por un doctor.

Esperamos que este informe les haya gustado, y ojala no tengan que usarlo nunca, pero si en tus próximas vacaciones te duermes en la playa, mejor tener esta información bien guardada y un frasco de aceite de coco en la maleta.

Leave a Reply